Días de Navidad

Fiesta de alegría y de mucha participación en nuestra iglesia.

Se inicia con los ensayos de las pastoritas, a partir del día 10 de diciembre en horas de la tarde, previo a los ensayos, se realiza catequesis con las niñas y niños, enseñándoles las oraciones principales, así como la importancia del Santísimo Sagrario y de la Navidad verdadera, en la cual el centro es el Niño Jesús.

Alrededor de 100 a 140 niñas y niños ensayan los villancicos, y se entonan: "La Peregrina", "Desde lejos vengo", "Niño Manuelito", "La despedida" entre otros, así como los tradicionales dichos; entre ellos: "Niño Manuelito, aquí te traigo tu gallito para que lo preparen tu caldito", que en labios de los niños, resultan totalmente llenos de amor y sinceridad, dada la inocencia y cariño en su hablar. Estos ensayos están a cargo de la Sra. Doris Vilcarromero de Malqui, quien al retornar a su tierra, se propuso mantener ésta tradición; llama la atención que la iglesia que mayor número de participantes tiene, entre pastoritas, pastores, reyes magos y el famoso "viejito", es la iglesia del Señor de Burgos.

El comité de la iglesia, ya en el mes de noviembre, contrata una banda típica de músicos, en este caso la banda de músicos de Anaximandro Vilca, el popular "Chamana", para que acompañe el baile de las pastoritas en los días de Navidad.

El día 22 de diciembre los pastores participan en el concurso propiciado por la Municipalidad Provincial, en donde el elenco ha demostrado su talento ubicándose casi siempre en los primeros lugares, habiendo ganado varias versiones de este concurso.

navidad
El día 25 de Diciembre, la imagen del Niño Dios es sacada en andas

El 24 por la noche, a partir de las ocho, salen las pastoras a la casa de los mayordomos a recoger al niño Dios, para su recorrido por las calles de la Ciudad, es tanta la alegría de bailar para el Niño Jesús, que ni las lluvias impiden el baile armonioso de idas y venidas de las pastoritas; mientras el "viejito" corre y baila de un lado para el otro, poniendo el toque de amistad y unión entre las pastoritas, de él se cuentan muchas anécdotas, ya que es muy travieso; para este rol protagónico, se elige al niño más inquieto y hábil para el desplazamiento.

Después de recorrer las calles, las pastoritas llegan aproximadamente a las 10:30 de la noche a la iglesia y allí siguen bailando y cantando; a las 11:00 p.m. la Mayordomía invita chocolate con bizcocho a los pastoritas, reyes magos, pastores y viejito, así como a los
padres de los niños y todos los asistentes.

El día 25, vuelven a reunirse a las tres de la tarde para sacar en procesión a la imagen del Niño Dios de Burgos, por la calles de la Ciudad, quien es arreglado en sus andas y cargado por jóvenes durante su recorrido.

Mientras el niño recorre en procesión, ya se van devolviendo y recogiendo al mismo tiempo, los tradicionales votos, actividad en la cual los mayordomos van invitando a los asistentes, el rico guarapo (licor hecho fermentando el jugo de la caña).

Al retorno de la imagen del Niño Dios, aproximadamente a las cinco de la tarde, el Comité de la iglesia, brinda un agasajo de gaseosa "Amazonía" con bolsitas de galletas y caramelos.